Alquiler de apartamentos por días en Avilés

La ciudad de Avilés es para muchos un verdadero mundo a descubrir, porque todavía predomina su imagen de ciudad industrial en declive. Sin embargo, la realidad aconseja alojarse en un piso o apartamento de esta ciudad asturiana para disfrutar de la auténtica Avilés, una localidad con grandioso patrimonio y un encantador y sorprendente casco urbano en el que el esplendor arquitectónico y la belleza ambiental dominan sobre cualquier atisbo de pasado industrial.

Descubre una ciudad renovada y cosmopolita alquilando una casa

alquiler apartamento vacacional Avilés

En la actualidad, Avilés es una ciudad cosmopolita y dinámica, que mira a su pasado medieval sin dejar a un lado su pasado marinero. Su casco histórico está plagado de jardines, palacios, iglesias, fuentes y otros elementos únicos, y marcado por las dimensiones de su gran ría, que pasa por el mismo corazón urbano, conformando un paisaje exclusivo, de gran belleza. En cuanto a su reciente pasado industrial, muy ligado a la siderurgia, Avilés ha sabido unirlo e integrarlo a aspectos más modernos, ofreciendo a sus visitantes una joya arquitectónica como el Centro cultural de Oscar Niemeyer, una de las últimas grandes obras internacionales del genial arquitecto.

Las ventajas del alquiler vacacional en una ciudad milenaria como Avilés

Alojarnos durante un tiempo en Avilés nos permite conocer más a fondo esta ciudad que ya celebra sus mil años de existencia manteniendo un rico pasado y un impresionante patrimonio arquitectónico. Paseando por la calles Rivero y Galiana recorreremos los soportales con más fama de toda Asturias, allí donde se refugiaban antiguamente los vendedores ambulantes. Merece mucho la pena que el viajero visite despacio, paseando, el barrio de pescadores o las iglesias de Sabugo, así como la plaza de los Hermanos Orbón, el palacio de Camposagrado o la plaza de España.

Llegando al parque Ferrera, el viajero disfrutara del pulmón verde de esta ciudad. El edificio más antiguo conservado en Avilés es la antigua iglesia parroquial de San Nicolás de Bari, actualmente iglesia de los padres franciscanos, que se remonta a su construcción inicial a los siglos XII y XIII con su preciosa portada románica y la bóveda de crucería. Para reposar y restaurar fuerzas, Avilés nos ofrece lo mejor de una gastronomía asturiana de carácter marinero, al alcance de todos en numerosas sidrerías, restaurantes o chigres, ya se trate de mariscos, oricios, potes, fabadas o postres tan típicos como el bollu o los frixuelos.