Alquiler vacacional en La Rioja

La Rioja es uno de esos destinos que podemos visitar todo el año, ya sea en vacaciones o para hacer una escapada coincidiendo con un puente o un fin de semana. La Rioja nos ofrece un sinfín de posibilidades, y un buen plan es aprovechar el alquiler vacacional en La Rioja y la libertad que nos ofrece para, a partir de esa base, movernos a lo largo y ancho de la comunidad, visitando sus pueblos y ciudades además de unas bodegas reconocidas en el mundo entero.

Descubre los diferentes alquileres de pisos turísticos en La Rioja

alquiler apartamento vacacional La Rioja

Si deseas poder disponer de cierta libertad e independencia puedes alquilar una casa vacacional en Logroño, la capital riojana, y a partir de ahí visitar pueblos imprescindibles para cualquier turista como Haro, Santo Domingo de la Calzada, San Millán de la Cogolla o Ezcaray, denominado “el paraíso foodie”: buena mesa y, para bajar la comida, agradables paseos en un entorno único donde las humildes casitas de montaña contrastan con mansiones como el Palacio de los Condes de Torremurquiz.

También podemos perdernos por las calles de Santo Domingo de la Calzada, donde el puente de Santo Domingo permite a los peregrinos llegar al centro desde el siglo XI. En este centro no hay que perderse los palacios góticos, la Plaza España o la catedral románica-gótica-barroca. Y en San Millán tenemos el monasterio de San Miguel de Suso a un lado del pueblo y el de Yuso al otro, ambos visitas muy recomendables.

Libertad de movimiento con el alquiler de apartamentos vacacionales por días

Otra visita muy interesante son los pueblos de Viniegra de Abago y Viniegra de Arriba, dos municipios vecinos que además del nombre comparten el uso de la piedra para todo. Situdados en un entorno bucólico, rodeados de prados, riachuelos y bosques el rojo de sus casitas y callejones contrasta con el verde que los rodea. El último pueblo que visitaremos es Haro, donde encotramos una amplia oferta de bodegas que podemos visitar para conocer más sobre el mundo del vino y donde podremos comprar botellas de Rioja.

Acabamos en Logroño, donde podremos alquilar un apartamento vacacional y aprovecharemos para visitar la siempre bulliciosa Calle Laurel ideal para salir de pinchos a media tarde y empezar a disfrutar de la noche riojana. Antes podemos pasarnos por la iglesia de San Bartolomé, pasear en el Parque El Espolón o cruzar el Puente de Hierro, que cruza el Ebro y nos dejará a las puertas de las bodegas Franco-Españolas. Una vez más, aparece el vino en escena.